jueves, febrero 12, 2009

Realidad

Eternamente escuchare los latidos del mar,
el eco de su ser resonara en mi memoria,
aun cuando este ya no este presente.
Desaparece lentamente junto a la duda,
un doloroso destierro en el desierto de mi corazón,
abandona tu sombra y reconstruye un universo fuera de este mundo.

4 comentarios:

David c Fild dijo...

me gusto, es muy bueno,
por eso me detuve.

besos

Xochitl dijo...

:O

estudias cine?
aras peliculas?
si en un futuro haces una , contratame :D
no me pagues ni nada, aunke sea se lavandera pero kiero salir, no se actuar pero... siempre eh kerido hacerlo.

Bonito dia
=)

ZeTh dijo...

La memoria, es como el caparazón de un caracol marino, escúchalo y vuelves a tener el mar nuevamente... pero si te detienes un poco, notarás que es el sonido de tu pripio corazón el que provoca el eco que interpretas como mar... una imagen falsa de lo que en realidad, ya hemos perdido y no volverá.

Siberia dijo...

Precioso tu poema. No hay más palabras.